Salga de casa este 1 y 2 de noviembre, Día de los Santos y de los Muertos…

Cada población le ha dado un matiz distinto a este día para compartir con sus muertos y celebrarlos. La antigua civilización maya tenía rituales especiales para comunicarse con los muertos y compartir con ellos, en muchas ocasiones era para mantener contentos a los difuntos y que su enojo no repercutiera en las cosechas o en la salud de los familiares.

Redacción/elTimes.com.gt

En varias poblaciones del país (Totonicapán, Todos los Santos, Chimaltenango, San Juan Sacatepéquez etc.) se acostumbra pasar la noche del primero de noviembre acompañando la tumba, comiendo y bebiendo en familia. Familias enteras se dan cita, durante la noche, cada una enfocada en sus muertos, bajo un ambiente de fiesta y colorido, adornado con cientos de velas que iluminan la noche y un exquisito olor a flores.

Otra de las tradiciones, y también muy cerca de la ciudad, es la de los barriletes gigantes de Sumpango y de Santiago Sacatepéquez, Los barriletes se vuelan los dos primeros días de noviembre en los cementerios de estos dos municipios, pero la creación inicia con por lo menos mes y medio de anticipación, y culmina con la quema de los mismos para dejar que los difuntos regresen tranquilos a su lugar.

En Santiago Sacatepéquez, durante la noche, ocurre otra peculiaridad, sale la procesión de San Miguel Arcángel, la cual recorre varias casas, en donde los acompañantes reciben comida, y durante el recorrido, se rompen ollas de barro, esto según la tradición, con el fin de llamar a los difuntos que se quedaron dormidos y no salieron a dar su paseo.

En Alta Verapaz, la cerámica pintada es la tradición, ha está cerámica se le llaman moros candeleros y tiene como significado el lugar en donde permanecerá el anima durante el tiempo que se le permite estar de vuelta en el mundo de los vivos.

Todos Santos Cuchumatanes, un poco más lejos para visitar, aunque si tienen la oportunidad no se puede perder esta espectacular feria. Durante tres días el pueblo celebra con bebida, danzas y música de marimbas. El acontecimiento se inicia con una carrera de caballos que dura todo el día y comienza con una estruendosa estampida; los corredores arrancan espoleando sus caballos, vistiendo vistosos trajes. El final de la carrera se celebra con bebida abundante, música de marimba y cohetes, durante las noches, las familias llevan serenata a sus difuntos, acompañados de marimba, tocan las melodías que mas gustaban al muerto.

Los jinetes participan en la tradicional carrera de caballos como parte de las celebraciones del Día de Todos los Santos. Como las tradiciones prevalecen, cada ciudad lleva a cabo su festival anual más grande en su día patronal. El municipio de Todos Santos, en la cordillera de Cuchumatanes, celebra su feria anual el 1 de noviembre, Día de Todos los Santos. Es costumbre en Guatemala conmemorar al difunto el día siguiente, 2 de noviembre, visitando cementerios y colocando ofrendas a aquellos que fallecieron.

Mientras que en el Caribe, los garífunas quienes tienen una relación muy intima con sus antepasados, lo celebran con agua, fuego, flores, música y baile. Para los garinagu, la importancia del culto a los muertos, radica en que éstos protegen la nueva vida y no dejarán de hacerlo hasta que la persona fallezca y tome su lugar para acompañar a otro de la misma forma.

Compartir